Gracias por visitarnos

La historias de Fernando
Principal / Menú Historias de Vida

 
   Actualmente tengo 27 años de edad, nací en la provincia de Tucumán, y pertenezco a una familia numerosa de ocho hermanos, nueve incluyéndome a mí.

   Mi infancia se desarrolla incursionando en distintos institutos de menores; ya que a los ocho años , paso de ser un niño contenido en su hogar a un chico de la calle, porque estaba gran parte del día vagando de aquí para allá. Yo creo que la causa principal de ello fue que me sentí desplazado por los hijos que  comenzaron a tener mis hermanas y que como eran solteras, se quedaban a vivir en mi casa;  acaparando mis sobrinos el cariño de  mi madre, y fue así que poco a poco estaba cada vez menos en mi casa. 

   Pese a que mi familia me ponía los límites necesarios para un niño de esa edad, yo no los acataba debido a  que mi carácter fue siempre muy rebelde.  

   Mi incursión en el delito comienza más o menos a los doce años y por lo tanto también, a esa edad, mi estadía temporal en los distintos institutos de menores en los que estuve. Ya que cuando me internaban, mi familia me retiraba, pero al poco tiempo volvía otra vez. Los Institutos de Menores en los que estuve fueron:
                                                        - Alfaro 1 y 2 de La Plata
                                                        - Roca, de Capital Federal
                                                        - San Martín de Capital Federal
                                                        - Cambier de La Plata.   

   Para poder sobrevivir en estos tétricos "reformatorios", se debe ser muy "hombre", pese a la corta edad de los niños que allí ingresan .

   Cuando se ingresa , en primer lugar se lo somete a un aislamiento, luego se lo asigna a un grupo determinado, el cuál tiene un jefe que lo prueba al que recién ingresa, pidiéndole algo que le gusta, por ejemplo, las zapatillas, si uno se las entrega, pierde el respeto de todo el grupo , ya que,  se abusan de él y pasa a ser la "la mujer", de todos, porque debe lavar y limpiar  la ropa de sus compañeros y además es violado, por la mayoría.   

   Para los chicos que están en los institutos, ese es el escalón más bajo al que se puede descender
   En estas estadías transitorias por los distintos institutos, transcurre mi vida hasta los 16 años, en que cometo el  delito de homicidio en ocasión de robo, y voy preso a la Unidad de Olmos. Este homicidio es cometido en un micro que hacía el recorrido desde Quilmes a Berazategui, yo iba a bailar y como necesitaba dinero asalto al pasaje y en este hecho mato a un policía. En Olmos estuve por espacio de dos años.

   La manera de hacerse respetar en la cárcel, es similar a la que viví en los institutos, pero para defender mi dignidad, cuando llego me entregan un balde y dos "facas", yo debía elegir; limpiar o pelear por mi hombría. Y así es que tengo tantas cicatrices en mi cabeza.

   En olmos nunca fui castigado, al contrario siempre tuve buen comportamiento. En cada pabellón de esta unidad pueden vivir desde una persona hasta veinte, ello depende del poder adquisitivo que se tenga.

   De aquí me trasladan a la Unidad 24 de Florencio Varela, en la que estoy dos años y medio; aquí trabajo afuera y adentro del muro, haciendo distintos trabajos y cumpliendo un horario de 8 a 12 hs y de 14 a 18 hs, ganando treinta pesos cada tres meses, (dentro de la cárcel eso se llama peculio). Tuve tres peleas con distintos internos, motivo por el cuál estuve castigado en el "buzón", es una celda de 2 metros por tres metros, donde sólo hay una tarima y un inodoro.

   Paso luego a la unidad 32 de Florencio Varela, y me trasladan por buena conducta, esto era como un premio, porque allí hay calefacción dentro de las celdas y también afuera; la comida era muy buena. Trabajaba de parquero, y en trabajos de limpieza.
Y por último hace dos meses que estoy en la Unidad 2 de Sierra Chica; mi vida aquí transcurre dentro de la celda de manera permanente, es decir no salgo para nada.

   Tengo la suerte que mi familia nunca me abandonó. Tengo un hijo de 5 años, por el que sé que debo luchar de ahora en más, ya que obtengo mi libertad dentro de dos días.

   Uno de mis hermanos (Mario) me ofreció trabajar como empleado de él y de su socio en un negocio mayorista de artículos varios, atendiendo el mismo.

Fernando, Sierra Chica Buenos Aires Comentarios