Gracias por visitarnos

Mis nacimientos
Principal / Menú Historias de Vida

 

Como todo ser viviente el nacimiento corresponde , si! al alumbramiento, y yo no escapé a esa regla. Elegí para nacer un 8 de octubre, esperaban un varón, y no! fui niña, la próxima vez será!.  Mi papá simpatizante del partido peronista estaba contento, no le importó mi sexo, yo ya le había dado una satisfacción naciendo en esa fecha.

        A los pocos meses, no sabían que me pasaba, no comía, hacía calor me deshidrataba, nadie sabía que tenía, lo que entraba no permanecía en mi, y cada día que pasaba me iba muriendo un poco, me aplicaban inyecciones muy dolorosas, veía al enfermero y comenzaba a llorar, esto me lo contaron claro. Un día vino el médico y les dice a mis padres: Ya no hay nada que hacer, llamen a un sacerdote y si me precisan ya saben donde encontrarme. Ante la desesperación se acordaron de una doña ... y vino esta señora, me rezó y sin tocarme seguía rezando, lloré de hambre nuevamente y comencé a mamar, no hizo falta el cura ni el médico, eso sí a cumplir con la promesa a la Virgen de Luján , y me bautizaron teniendo 4 meses allá. Había vuelto a nacer.

        Mi papá, un señor muy especial, llega una noche con un paraguas, de esos comunes de hombre, negro y de mango curvo. No se le ocurre mejor idea que engancharme del cuello y para jugar, comienza a moverlo con fuerza para un lado , para el otro , en círculos. Empiezo a gritar pero no para. Dejo de sentir y me da vuelta la habitación, me mareo y se me convierte en una luz blanca, es agradable, ya no siento nada, hay paz, ¡Qué bella luz!, y me dejo llevar... De repente escucho las voces de mis padres:¡Está reaccionando! ¡Empezó a respirar! Casi la matás!! no quiero oir pero no hay caso, siento a mi pápá haciéndome la tarea de reanimación, me duelen sus manos , y él que dice, se me iba, se me iba, había cambiado de color, estaba gris...! Cómo puedo recordar eso si yo tenía 5 años. Reacciono y lloro, me convencen que mi papá no sabe jugar y que no me quiso dañar. Ellos decían se nos moría... Y hoy tomo conciencia que yo no me moría, me mataban. Pero volví a nacer.

        Pasaron los años y me caso ¡Qué felicidad, tengo el mejor marido del mundo! Seguiré con mis tratamientos para poder tener hijos algún día. El sueño completo una familia basada en el amor. Pero como todas mis cosas, siempre algo sucede, quedé embarazada sin saber como, bueno si, pero si yo necesitaba tratamiento y no lo estaba haciendo, no esperaba quedar y a tan sólo tres meses de casada. Pero no me enteré  de una manera normal que lo estaba, sino porque tuve un aborto espontáneo, precedido por fuertes contracciones, sumado a una mala praxis médica, llegué a estar muy mal. En ese entonces no tenía teléfono, y por suerte se le ocurre venir a mi marido a almorzar y ver como estoy, de paso hacemos las compras porque el domingo  festejaba mi cumpleaños con amigos en casa. Me descompongo y me lleva al hospital más cercano, allí determinan: embarazo fuera de lugar, está gravísima , a operar ya!. Mi inconsciencia es tal que les digo  -No llevenme a tal hospital por mi obra social! y de un hondazo el médico me baja a la realidad: Hija no llegás viva a las 10 cuadras, no te podes ir, con quien estás?

Desde la camilla veo a mi  esposo llorando y firmando y se viene a despedir como si me fuera a morir, para consolarlo le digo que todo va a salir bien, que se quede tranquilo y que me espere ¿Quién esta peor? si él, que seguía llorando y llorando, ¿hoy lloraría lo mismo?. Mientras me llevan me siento cada vez pero, estoy por entrar en shock, presiento a la parca y me acuerdo de una monja del colegio que nos decía: Si antes de morir nos acordamos de Dios y le piden perdón por todos sus pecados, Él se los perdona y van al Cielo. Le dí las gracias a Dios por todo lo que me había dado y que me perdonase mis pecados. No fuera cosa que si llegaba arriba no lo hubiera hecho, y me sentí en paz. Y volví a nacer.

        Parece que siempre tuve un angelito bueno de la Guarda o no me quieren allá arriba. Yo por ahora quiero estar acá, aún me resta hacer muchas cosas, entre ellas renacer cada mañana..

Natalia 45 años - Provincia de Buenos Aires (Argentina)  sobre.gif (96 bytes)